Presencialidad: ¿Aumenta el bullying? Sí. Pero también hay dimensiones que mejoran

 

¿Ya todos y todas en modo presencial? Parece que sí y eso está buenísimo luego de dos años con muchos encierros y restricciones. En Pulso hemos estado recopilando datos muy interesantes respecto a clima escolar, bienestar emocional y aprendizaje en este regreso y queremos compartirlos con ustedes.

 

Lo primero es que se confirma eso de que el regreso ha aumentado las experiencias de maltrato escolar en los colegios. Al menos así se desprende de la encuesta de Clima Escolar, aplicada en más de 100 colegios y 140 mil respuestas de la comunidad escolar durante el 2021. A medida que avanzó el tiempo con presencialidad la información autoreportada por parte de los estudiantes respecto al bullying aumentó. Esto en términos prácticos significa que la concentración de alertas por convivencia escolar prácticamente se duplicaron durante un año, tal como se puede ver en el siguiente gráfico.

 

 

“En conversaciones con equipos directivos nos tienden a contar que la vuelta a la presencialidad ha estado acompañada de problemas de convivencia que se presentan con mayor frecuencia que en periodos prepandemia. Desde los datos lo que observamos es que a medida que la presencialidad fue instaurándose en más colegios a través del 2021, la concentración de estudiantes que manifiestan sufrir acoso escolar por parte de sus compañeros aumenta”, explica Alberto Garrido, cofundador de Pulso

 

El bienestar emocional mejora

Los datos también permiten ver el lado luminoso de la presencialidad. Maya Titelman, directora académica de Pulso profundiza: “Si bien las alertas de clima escolar han aumentado, vemos una disminución en la concentración de estudiantes que declaran tener dificultades para avanzar con sus aprendizajes, tener dificultades de bienestar emocional o autorregulación. De alguna manera el volver a clases representa una mejora en estas dimensiones para los estudiantes”. Así se refleja en el siguiente gráfico donde las alertas de convivencia aumentan, al tiempo que las de aprendizaje, autorregulación y bienestar emocional disminuyen.

 

 

¿Cómo usar estos datos en los colegios? Cristian Canales, del Colegio Saint Charles nos contó su experiencia: “Con las encuestas en mejora escolar, comparando el primer con el segundo semestre de 2021, nos dimos cuenta que el factor de clima y convivencia escolar se había vuelto más bajo o más complejo que el factor socioemocional. Esto nos llevó, primero, a realizar estrategias reactivas en ese periodo y, segundo, proyectar para este año 2022 dinámicas y campañas para trabajar el clima. Esa decisión que tomamos en 2021 creemos que fue clave para que los indicadores de la encuesta sean mucho mejores este año”

 

Con Pulso puedes tener alertas de manera permanente respecto a clima escolar, aprendizaje y bienestar emocional, entre otras. Datos muy relevantes que te permitirán tomar decisiones a tiempo y bien enfocadas. Comienza tomando nuestra encuesta Pulso Escencial que es totalmente gratuita.


Cómo el colegio Cumbres gestiona el clima escolar usando Pulso

 

En el Colegio Cumbres andaban buscando herramientas para trabajar con datos especialmente en temas formativos. En su búsqueda de plataformas llegaron hasta Pulso, nos conocimos, conectamos rápido y comenzamos a trabajar juntos. Un año después, la alianza con el Cumbres se renueva este 2022 con nuevos desafíos. Conversamos con Gianfranco Zamudio, subdirector del colegio para compartir su experiencia con nuestra comunidad. 

 

“De toda la batería de encuestas que ofrece Pulso, nosotros trabajamos con la de Mejora Escolar, que para nosotros es la más relevante”, comienza contando Gianfranco, entre medio de reuniones e informes. “Así son los colegios todo el año”, explica a la vez que esboza una leve sonrisa. Y claro, el trabajo en un colegio suele ser muy demandante, de hecho en el día de la entrevista estaban en medio de la semana de la convivencia. Una instancia para seguir acercando el colegio a la comunidad escolar.  “El tema central es el respeto”, puntualiza, y no es casual que así sea, ya que el clima escolar es un pilar para el Cumbres. 

 

Las observaciones hechas por los profesionales del colegio junto a los resultados de las encuestas de Pulso los llevaron a enfocarse en esta iniciativa. “A veces uno hace muchas cosas, pero no tiene el dato objetivo para entender a qué darle prioridad. Tener una herramienta que te entrega más claridad del panorama general es muy bueno y poder medirse año a año también”.

 

Eso comienza este 2022, porque en 2021 iniciaron las encuestas, generaron datos, resultados, y con ellos decisiones que ahora verán si tuvieron frutos. La semana de la convivencia aparece entonces como una ocasión perfecta para potenciar el mensaje de cuidado y respeto dentro del colegio: “Realizando el análisis de la encuesta, nos dimos cuenta que existen varios aspectos que debemos reforzar y transmitir con mayor énfasis, como el equipo multidisciplinario que vela día a día en el colegio por la formación de nuestros alumnos”.

 

Clima Escolar

¿Los ha ayudado en cuanto a clima escolar, entonces?

Sí, fue muy interesante la evaluación del clima y convivencia escolar vinculado a la percepción de los alumnos. de esta manera podemos visualizar con mayor claridad la realidad de cada uno de los cursos. En relación a los ambientes de aprendizaje, que es otra área que nos entrega la encuesta, nos permitió obtener una información detallada de la percepción de los alumnos por asignatura

 

¿Cómo concretamente?

La encuesta incluye un ítem para comentarios, lo que para nosotros es muy bueno, porque los alumnos tienen ese espacio para entregar información de manera directa, con sus propias palabras. Esa información en general la puedes encontrar, pero cuando viene del estudiante, que es a quien estamos formando, entonces esa información tiene otro peso. 

 

¿Han trabajado con las alertas por alumno?

Sí, como es un tema más delicado lo que hicimos primero fue verificar si los niños que estaban siendo identificados por las alertas tenían correlación con lo que nosotros observábamos en la práctica pedagógica en el colegio. En general fue bastante coherente y cuando no lo fue, hicimos un trabajo de observación focalizado para comprobar si la información que entregaba la encuesta era congruente.

 

¿Cómo ha sido tomado por la comunidad escolar esta posibilidad de contestar las encuestas e influir en las decisiones que toma el colegio?

Bastante buena, porque tenemos una comunidad muy activa y motivada. A los alumnos les interesa muchísimo que les pidan su opinión y ha sido muy bien recibido por los equipos docentes y directivos porque es una plataforma que los apoya en la gestión. Los apoderados también han valorado la encuesta porque les brinda un monitoreo y conocimiento profundo de la realidad de sus hijos. En general ha sido bastante positiva y nos apoya en la mejora continua necesaria para brindar una mejor formación a nuestros alumnos de manera eficiente y objetiva

 

¿Recomendarías usar Pulso?

Sí, de hecho lo hemos recomendado. Por tres razones. Lo primero es el seguimiento personalizado que realiza el equipo de Pulso estando siempre disponible en el proceso de implementación de la herramienta y nos han brindado asesoría especial. Lo segundo es que es muy recomendable si se inserta dentro del modelo de gestión del colegio, si no, no se le saca todo el provecho. Y tercero, porque están en continua mejora.  

 


¿Para qué usan Pulso en el Colegio San Ignacio?

Danilo Frías, rector del SIAO: “Pulso nos ha permitido hacer coincidir las necesidades de un curso con las habilidades de los docentes”

 

Danilo Frías es el segundo rector laico del Colegio San Ignacio. Una verdadera innovación para el centenario colegio jesuita que no se agota en eso porque Danilo junto a su equipo ha impulsado nuevas formas de gestionar el SIAO incorporando la mirada de profesores, alumnos y apoderados en la toma de decisiones. Pulso Escolar ha estado en la base de ese proceso y en esta conversación nos cuenta cómo ha sido la experiencia. 

 

“Llegamos a Pulso porque yo venía trabajando en redes de colegios y había escuchado de esta plataforma”, cuenta Danilo en su oficina de Alonso Ovalle 1452. Es el segundo rector no jesuita en la historia del Colegio San Ignacio y está en medio de un proceso renovador que incluye la adopción de plataformas que facilitan la gestión escolar basada en evidencia: “Ya tenía la experiencia que en la red de colegios jesuitas nos había costado trabajar en base a datos”, apunta. 

 

¿Por qué les costaba?

A mi modo de ver, tomar decisiones en base a evidencia en colegios sigue siendo un desafío pendiente. En lo económico por ejemplo, tú puedes hacer hablar a  los números y los números te permiten tomar decisiones. Pero en la parte pedagógica ha costado mucho. Entonces estas herramientas como la de Pulso ayudan mucho a visibilizar el dato para poder contrastar lo que el profesor vive en lo cotidiano con las personas, versus el dato que por tiempo o por formación no lo visualiza. El trabajo de los directivos es visibilizar esos datos para que al profesor le haga sentido y tome mejores decisiones.   

 

En concreto ¿para qué les ha servido?

Primero lo más evidente, nuestros resultados los podemos entender en un contexto más amplio, pues Pulso entrega información de cómo han sido contestadas las preguntas de las encuestas por otros estudiantes de la misma edad. Esto enriquece el análisis que de otra manera solo haríamos internamente. Eso te hace cuestionar y reflexionar. Hay más, porque hay decisiones que están en la base del proceso. Un ejemplo, este año tenemos que designar profesores jefe a los cursos. Normalmente esa elección se hace en base al conocimiento que se tiene de los cursos: Este es más activo, este es más desafiante intelectualmente, este es más desordenado. Pero este año tomamos la encuesta Pulso del 2021 que te da muchos antecedentes por niveles, cursos y estudiantes de forma muy precisa. Y resulta que uno puede hacer coincidir las necesidades que se visualizan de un curso con las habilidades específicas de un docente. Creemos que podemos colaborar mucho en la formación del estudiante poniendo a la persona precisa para las necesidades que cada uno de ellos tiene. 

 

¿En qué más?

Hay niveles que claramente manifiestan la dificultad de los estudiantes de poder concentrarse dentro de la clase por tema de convivencia escolar en la sala. Claro, cuando tu miras al volumen, dices la tendencia es ésta. Pero esa tendencia te oculta casos particulares. Pulso nos permite ver eso y enfocarnos con los equipos de apoyo, con medidas reparatorias en la dinámica escolar. Y eso es un tema muy relevante que te permite tomar decisiones en lo cotidiano, más allá que compararse en temas como Simce o PDT. 

 

Cuando implementaron Pulso ¿qué les llamó la atención? ¿Encontraron algo que no habían visto dentro del colegio?

Mira esto es un tema bien mío, que hay un ítem en la encuesta que apunta a la tenacidad de los estudiantes. Esa capacidad de perseverar en un proceso. Y ese es un tema que me interesó harto, vi un tema ahí en el que podíamos meternos e indagar. La cultura social te dice mientras más fácil y rápido, es mejor. Y ese tipo de mensajes también está presente dentro de los colegios. En nuestra comunidad a veces se relaja un poco el tema porque somos muy buena onda y eso sin querer nos lleva a ser poco exigentes. Digo exigentes en el sentido positivo, no por esa idea competitiva de querer ser los mejores, sino porque la vida requiere rigurosidad. Para lograr cosas hay que esforzarse, como en el deporte que necesitas entrenar para superar una meta. Ese tema del esfuerzo y la perseverancia se releva con la literatura. En el fondo hay un antecedente teórico que tiene su correlato en la experiencia y que para nosotros es muy importante de observar. Pulso nos permite observarlo. 

 

Y en base a eso ¿qué medidas podían tomar? 

Nosotros vimos que el tema de la perseverancia podía ser muy relevante en el proyecto de vida de los estudiantes, que va más allá de un resultado en una prueba específica. Se trata de que los estudiantes se puedan proyectar, puedan conocerse y que puedan luchar por alcanzar lo que se proponen. Hay personas que tienen esto espontáneamente. Por ejemplo un exalumno de la generación pasada que fue puntaje nacional, sus papás nos decían que él desde chico fue así. Pero eso también se puede formar, entender que el trabajo y la perseverancia tiene frutos. Si nosotros no somos conscientes de eso, terminamos limitando las posibilidades de los estudiantes. Poder medir para trabajar el aprendizaje socioemocional para mí fue un descubrimiento. 

 

 

¿Con los datos que entregó Pulso tomaron sólo medidas generales o también a nivel de cada estudiante?

En general son medidas más generales. Sin embargo tenemos algunos procedimientos internos. A principios de año tenemos consejos de contexto en el que un profesor presenta su curso a todos los demás profesores que les hacen clases en el ciclo. Para eso nos sirvió mucho las alertas que genera Pulso porque nos permite ver a esos alumnos que a veces son invisibilizados, pasan piola en el curso, pero las alertas que nos entrega la plataforma nos permite verlo más, abrir nuestra mirada y acompañar mejor a cada estudiante. Porque a veces los alumnos que no generan problemas no se ven y pueden estar teniendo muchas dificultades. 

 

¿Cómo ha sido el trabajo de incorporar Pulso Escolar a su colegio?

Lo que hemos hecho es un trabajo paulatino donde quienes lideran las áreas sean los primeros que puedan comprender bien cómo utilizar esta herramienta. Porque si el líder no lo utiliza, para abajo es poco probable que se use. Para nosotros en el equipo directivo el modelamiento de la toma de decisiones en base a datos es muy significativo porque se va viendo el fruto de focalizar las energías en algo que va a tener efecto, que se puede seguir, observar y que te entrega resultados concretos. Tomamos decisiones en base a datos que te avalan. Luego esto funciona en cascada, vamos alimentando a las cabezas para ir bajando poco a poco. Hoy con los jefes de departamento se trabaja mucho con los datos y han incorporado otros datos que ellos mismos van generando, entonces se suman los datos que nos entrega Pulso con lo que los propios profesores encuentran. Con la asistencia uno puede ver la incidencia que tiene en el aprendizaje, o en el seguimiento de la PDT con los ensayos y el acompañamiento que hemos hecho a los alumnos también puedes ver los resultados concretos de las decisiones que hemos tomado. 

 

Y eso es una recompensa también

Totalmente. Uno de los grandes dramas de la educación es que el fruto de tu trabajo no es inmediato. Entonces hay dificultades para sopesar los cambios que se pueden hacer. Ahí hay un tema relevante.

 

Respecto a los apoderados ¿les ha permitido mejorar la comunicación con ellos?

De hecho pronto vamos a presentar datos a las familias en base a las encuestas de Pulso. A mí me ayuda mucho para argumentarle a las familias que de una situación particular hacen un juicio general. Por ejemplo, estamos viviendo lo de la agresividad y violencia en el retorno a la presencialidad. Entonces cuando se hace el juicio que el colegio es inseguro, uno les puede mostrar el dato objetivo que el indicador más alto de nuestro colegio es que los alumnos se sienten seguros acá. Esa percepción de algunos que generalizan no tiene relación con el dato objetivo. Otro dato que encontré muy interesante es la tendencia por género. Por ejemplo hay familias que nos dicen que como éste era un colegio de hombres, entonces sigue siendo un colegio que potencia a los hombres. Y resulta que la tendencia es que quienes se sienten con mayor percepción de logro o satisfacción son las niñas. Entonces puedes dar una perspectiva más amplia a esas percepciones particulares de cada familia. 

 

Finalmente, ¿recomendarías Pulso?

De todas maneras Pulso es muy útil. Primero porque te agrega valor a la propuesta educativa, en la vorágine escolar hay miles de temas que ver y esto te entrega datos que te ayudan a objetivar resultados, procedimientos, tendencias dentro de la vivencia escolar comunitaria y eso es un tremendo aporte para tomar conciencia de la verdadera o más cercana realidad de lo que se vive, más allá de las percepciones individuales. Eso abre la posibilidad de un diálogo más objetivo y con mejores posibilidades de logro con los educadores y eso es muy positivo internamente porque objetiva los resultados y baja las tensiones. Además nos permite tener una referencia externa de cómo han sido respondidas estas mismas preguntas en otros colegios, no para fomentar la competencia, sino para ver el contexto y buscar posibilidades de mejora. Para dentro y para fuera hay un beneficio claro de trabajar con datos y más con una plataforma amigable. 


Nuestro 2021 fue un collage

Es una exageración, en realidad. Después de todo el collage se ha desarrollado desde hace décadas y en Chile hay verdaderos maestros y maestras de esta técnica. Pero probablemente las cuarentenas prolongadas y los pocos materiales que se requieren, ¡lo democrático que es! ha llevado al collage a una popularidad que no había experimentado antes. Sin ir más lejos hace algunos meses en el GAM se montó una exposición con algunas de las y los artistas más interesantes que se dedican a esta técnica y fue todo un éxito.

En Pulso nos interesa mucho el arte y asumo que a ustedes, queridísimxs lectores, también. Por eso decidí que haría un collage para La Pulsoneta con nuestros principales logros del año. Le conté la idea a Tito, uno de los fundadores de Pulso y me dijo: “¡Dale!”.

Excelente, pensé. Será sencillo.

A los 5 minutos volvió Tito a decirme: “Estuve pensando en lo del collage para la Pulsoneta y creo que es importante que resaltes que en nuestro primer año hemos crecido junto con los colegios, viendo cómo han incluido la mirada de la comunidad escolar en sus planes de mejoramiento. Los hemos ayudado a visualizar la importancia de temas como el clima escolar, las habilidades socioemocionales, la diversidad y la experiencia de cada estudiante en sus clases y hemos presenciado cómo los equipos directivos y de formación actúan en base a la información que entrega Pulso logrando conectar con estudiantes, apoderadxs y profesores".

Silencio, mi mente intenta escapar. Pienso en una playa solitaria.

El pedido me nubló, ¿cómo hacía un collage que incluyera todo eso? Me parecía demasiado complejo. Así que tenía que pedir ayuda. Llamé a una amiga que me hice vagando en la Feria Tinta que organizó la Universidad Católica antes de Navidad: Cata Donze. No sólo es una gran artista del collage, creo que es una especie de maestra o sensei de la vida. Pero todavía no se ha dado cuenta.

Esto fue lo que me dijo: “Mmmmmm, el consejo sería: Recorta imágenes que te conecten con los temas de Pulso y luego escucha a las imágenes, como si conversaras con ellas y te dijeran donde quieren ir. Así el collage también será una sorpresa para ti”.

Insisto, es una maestra de la vida.

Probablemente un artista habría transformado esto en una obra maestra rápidamente. Pero yo seguía estancado. Después de ver los recortes pensaba: ¡No dicen nada! Y tampoco representaban los datos que queríamos mostrar. Para que se hagan una idea: Durante 2021, nuestro primer año, logramos llegar a más de 100 colegios, más de 200 encuestas aplicadas a profesores, apoderados y estudiantes. En total recopilamos más de 120.000 respuestas representando a más de 110.000 estudiantes.

Para peor Diego, otro de los fundadores, me escribió por Telegram: “Gonza incluyamos en la Pulsoneta que gracias a la tecnología que hemos desarrollado logramos que el proceso de levantar información escolar desde la comunidad sea algo muy simple. Nuestros Indicadores de satisfacción muestran que un 83% encuentra buenos nuestros reportes, un 87% considera que la plataforma es amigable de usar y un 83% considera que es útil para la toma de decisiones en sus colegios ¡Son tremendos números! Suerte con el collage”

Es definitivo: Fue una pésima idea proponer el collage

Me fui a dormir con esa sensación terrible de “no lo lograré”. Obvio que no podía quedarme dormido por culpa de la ansiedad. Pero a eso de las 2 de la mañana una brisa fría entró por la ventana y me tranquilizó. Fue como una canción de cuna. Me dormí y a la mañana siguiente desperté con la sensación de haber soñado mucho y tener algunas imágenes en la memoria. Eran imágenes sueltas que no entendía bien: Una línea que subía, la luna, unos escolares trabajando y la Cata Donze diciéndome: Crecer, crecer, crecer, crecer. Su voz se iba apagando.

Lo que sí entendía era la sensación del sueño: Me había dado paz.

Y entonces, mientras me tomaba un mate con óreos, tuve la respuesta. No tengo para qué incluir todos los números en el collage, basta que transmita la emoción que esos números provocan. La paz, la tranquilidad que nos entrega este primer año a todo el equipo Pulso.

¡Vamoos! grité y me puse manos a la obra. El resultado es la imagen destacada de esta nota ¿Qué tal?


4 Libros de educación para leer en la playa

Las vacaciones combinan bien con la playa, el sol, descanso, familia y mucha lectura. Así que en Pulso le preguntamos a nuestros especialistas por algunas recomendaciones de lectura para estas semanas. Maya, Ignacio, Diego y Tito abrieron sus bibliotecas para aconsejarnos algunos de los mejores libros sobre educación.  

 

Maya Titelman: “How to Change 5000 Schools”

Está en Inglés, lo que podría generar una dificultad. Pero si puedes leer en inglés dale un tiempo a este libro de Ben Levin. La gracia es que es bien práctico y te da una mirada global y estratégica sobre cómo liderar cambios en educación a distintos niveles.

Ben Levin fue viceministro de educación de la provincia de Ontario en Canadá. Ahí supervisó un importante esfuerzo de reforma educativa sistémica que, en 2003, tuvo un impacto positivo en todos los niveles. Por lo mismo creo que estamos en un buen momento para leer este libro pensando en los procesos de cambio que estamos viviendo. Pienso que esta puede ser una guía importante para la próxima generación de reformas educativas. 

Es un libro que alienta tanto a reflexionar como a actuar.

Disponible en Amazon

Diego Vallejos: “Cómo triunfan los niños”

Es un clásico de la literatura de educación que se publicó en 2013. Este libro tiene la gracia de estar escrito en forma simple, amigable y entretenida. O sea, ideal para la playa. Esa forma amigable se combina muy bien con la profundidad de un tema muy importante para el desarrollo en la infancia: Las habilidades claves para triunfar en la vida. 

La curiosidad, la perseverancia, el optimismo, autoconciencia, etc. forman el carácter de una persona. A veces el carácter es mirado como algo anexo, complementario a la inteligencia pero en este libro Paul Tough lo pone en un papel muy protagónico. El carácter es algo que además se puede enseñar o moldear en la infancia así que vale mucho la pena leer este libro. Me parece muy recomendable para papás con niños en edades tempranas, profesores y gente que influya en política pública.

Disponible en Buscalibre

Alberto Garrido: “Aprender a aprender” 

En este libro, Benedict Carey hace una revisión de lo más relevante que sabemos sobre cómo aprendemos desde la ciencia y lo comunica de una manera muy entretenida e intuitiva. El periodista especializado en ciencia del New York Times aborda en los capítulos del libro temas como la curva del olvido, la importancia de dormir, de espaciar en el tiempo las sesiones de estudio, del impacto del contexto en el aprendizaje, de qué técnicas de estudio son más efectivas, entre otros. Lo hace con muy buena pluma y conectándolo con detalles sobre los estudios que llevaron a los investigadores a estos hallazgos.

Como aprendizaje para la vida es un libro que ayuda a optimizar nuestras estrategias de aprendizaje y a dar una perspectiva general de cómo diseñar cursos o instancias de aprendizaje. Un imperdible para las personas que trabajan en algo relacionado con educación y para los que disfrutan estar aprendiendo permanentemente.

Disponible en Buscalibre

Ignacio Illanes: “Cleverlands”

Cleverlands es uno de esos libros que, después de leídos, mantenemos a mano y volvemos a revisar una y otra vez. Al menos así fue para mí: este es uno de los mejores libros que he leído sobre educación. ¿De qué trata? Tal como indica el subtítulo, sobre "los secretos del éxito de las superpotencias educativas"; aunque el libro evita ser un recetario de lo que hay que hacer.

Lucy Crehan es una joven profesora inglesa que mientras estudiaba sobre algunos de los mejores sistemas educativos del mundo se preguntó: "¿Cómo se verá todo esto dentro de la sala de clases?" Entonces concluyó que no encontraría respuestas satisfactorias mientras no lo viera por sí misma. Así empezó su travesía: Luego de revisar los resultados PISA envió emails a profesores de colegios en algunos de los países más destacados en dicho ránking, preguntándoles si podría acompañarlos en sus clases y vivir con ellos por algunas semanas. Bajo esta figura viajó a Finlandia, Japón, Singapur, Shangai (China) y Canadá.

Sus conclusiones desafían algunos prejuicios que tenemos respecto a estos sistemas educativos y lo hace de una forma amable, variada, informada, sin sesgos e inspiradora. Si no tuvieran tiempo para el libro, también hay una buena presentación de la misma autora en Youtube: Assessing the world: visiting Cleverlands.

Disponible en Amazon

 


Cómo liderar un equipo de genios (también aplica para tu colegio)

Esta nota fue publicada durante diciembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

¿Viste Get Back? El documental de Peter Jackson que nos muestra los últimos días de The Beatles en un estudio. Si no lo has hecho, hazlo, es una pieza de historia y arte que prácticamente te traslada a los estudios Twickenham primero y Savile Row después para ser testigo del trabajo, amistad, genialidad y egos de la banda de rock más grande de todos los tiempos.

Yo soy megafanático de Los Beatles, me compré el traje que usa George (mi Beatle favorito) en Sgt Peppers por Mercado Libre hace algunos años y el estreno del documental me dio la excusa perfecta para usarlo. Así que me dejé bigote, chasquilla, me preparé un té y a las 5 de la tarde subí una foto de mi outfit con la película de fondo a mis historias.

¿Qué pasó? Que entre los miles de comentarios positivos (en realidad es un decir, sólo me siguen 120 personas en instagram) venía uno de mi jefe burlándose. Bah, crecí en los 90 y estas cosas no me afectan. Pero de todos modos que su mensaje fuera un contundente: “Ridículo”, me pareció un tanto fuera de tono.

No le di mucha atención y me puse a ver la película. Y aunque la música era importante, lo realmente clave para un fanático era entender ¿por qué rayos se separaron? En esa estaba y de a poco me fui dando cuenta que en la banda había un gran líder, Paul. Su voz era la decisiva, él resolvía los arreglos musicales, los lugares y horarios de ensayo y posibles nuevos proyectos.

Y claro, para John era fácil decirle algo a Paul, una crítica, un matiz, un comentario de él siempre sería bien recibido. Eran mejores amigos desde adolescentes y eran dos genios compositores que se veían como iguales. Peeeeero, George no tenía el mismo estatus. Sus comentarios son escuchados con respeto, sí. Pero sus sugerencias pocas veces eran llevadas a la práctica, aun cuando ya había firmado canciones maravillosas como: "Taxman", "While My Guitar Gently Weeps" y "Here Comes the Sun".

Soy fan de George entonces no me gustaba para nada ese trato. Y a George tampoco, así que (meteré espoiler) un día no aguanta más y se va de la banda. Cuando lo hizo, apreté el puño y dije: ¡Bien, George, por fin los pusiste en su lugar! Y esa reacción me hizo pensar que tal vez estaba demasiado identificado con él.

Pensé en mí y en mi pega y pucha, la verdad es que no soy bueno para hablar y no sentía tanta confianza como para decir las ideas que se me ocurrían ahí. No se confundan, amo a Pulso, el ambiente, mis compas, la flexibilidad, la modalidad híbrida, en fin. Por eso sumando y restando, poniendo en una balanza, me dije a mi mismo: “No quiero terminar como mi ídolo George, así que es tiempo de hablar”

Pedí una reunión con mi jefe y obvio que sí, oficinas abiertas, conversemos. Sólo dije, date el tiempo y ve Get Back. Yo soy George, tú eres Paul. Quiero seguir tocando con los Beatles. Y así lo hizo. Al día siguiente nos tomamos un café, él mismo lo preparó. Me pidió disculpas por el comentario de instagram y luego nos fuimos a caminar por el parque que está aquí al frente. En esa conversación dije un par de ideas sobre los newsletter, como por ejemplo el incluir ficción en ellos. Y la idea fue muy bien recibida. Me interesaría que fueras el villano del próximo número de la Pulsoneta y yo el héroe con el que la gente se pueda identificar.

¡Hagámoslo!, dijo y de paso encuentra la forma de contarles a todxs que con Pulso puedes levantar información sobre liderazgo del equipo directivo preguntándole a los profesores respecto a eficiencia en la toma de decisiones, criterios pedagógicos y calidad en sus relaciones con el equipo. Puedes mejorar mucho la calidad de tu liderazgo en base a datos.

-Qué genio-, dije. Por algo eres Paul.

-A mí me gusta George-, dijo.

Y aquí estamos. Contando una bonita historia para hablar sobre liderazgo. Algunas buenas ideas para propiciar una comunicación horizontal entre líderes y equipos son precisamente generar instancias para opinar y que esa opinión sea escuchada. ¿Ejemplos? Salir a caminar, tomarse un cafecito de forma periódica, dar espacio a conversaciones donde no importe el cargo, o instalar un buzón para ideas y comentarios. De hecho esta última es una idea que usa Ted Lasso en su primera temporada como DT en la Premier League. Pero eso dejémoslo para otra Pulsoneta.

Get Back está disponible en Disney Plus. Son 3 capítulos de 2 horas de duración y es dirigida por  Peter Jackson (El Señor de los Anillos), reconocido fan de la banda. Para lograrlo usó 60 horas de filmación, inteligencia artificial y mucha tecnología para recuperar imágenes y audios.


De piscolas, guateros y joyas del cine

Esta nota fue publicada durante noviembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

De vez en cuando pasa que una película la rompe y te empiezan a llegar comentarios de colegas, amigos, primas y del suegro con tiempo para ver Netflix. Eso me ha estado pasando con Otra Ronda, la película danesa, ambientada en un colegio, que es la última joya que estrenó el servicio de streaming durante 2021. Si me ha pasado a mí que soy periodista, con mayor razón te debe estar pasando a ti, a tus colegas y a toda la comunidad que trabaja en el área de la educación. ¿Por qué? Porque es de esas películas de culto ambientadas en un colegio como La Sociedad de los Poetas Muertos (1989) o la francesa Entre les murs (2008).

No sabía nada de esta película, pero tanto comentario me obligó a buscar más información y bueno, ¡era el colmo que no supiera nada! Ganó el oscar a mejor película extranjera de 2020, misma categoría en la que ganó en los BAFTA, fue parte de la selección oficial de Cannes y por supuesto arrasó con los premios en Dinamarca.

La reseña: Cuatro profesores, un tanto deprimidos y desencantados de sus trabajos, deciden dar vida a una teoría del psiquiatra y escritor Finn Skårderud, quien habría señalado que los seres humanos tenemos un déficit de alcohol en la sangre y que para desenvolvernos con naturalidad y fluidez se requiere de forma permanente un 0.05% de alcohol en nuestro organismo. Es decir, con una copita de vino seríamos la mejor versión de nosotros mismos.

Esto es genial, pensé. No la teoría, sino la idea de hacer una película con ella. Así que un martes en la noche, solo y un poco nostálgico, rellené un guatero (todavía hacía frío), me hice una piscola y le puse play a Netflix.

¡Qué película! Me hizo pasar por todo: Risas, llanto, reflexiones, otra piscola. Terminé melancólico y con ganas de bailar al mismo tiempo. Es más que una película, la verdad. Es una experiencia en la que te quedas inmerso un buen rato.

Eso hizo que buscara más información y encontré algunos datos relevantes. El primero es que la teoría no existe, no es más que una parte del prólogo que Skårderud escribió para la edición noruega del libro “Los Efectos psicológicos del vino”, del italiano Edmondo de Amicis. Ahí hace referencias a cierta lucidez que da el alcohol, pero en ningún caso propone que el alcohol te transformará en tu mejor versión. Él mismo ha tenido que salir a aclarar esta situación luego del éxito de la película. Así que por favor no intentes replicar el experimento en tu colegio.

Otro dato interesante y dramático es que el director de la película Thomas Vinterberg sufrió la muerte de su hija justo antes de comenzar el rodaje. Ida, así se llamaba, iba a participar en la producción y de hecho había aportado con ideas en el guión. Algunos de sus amigos aparecen en la película como alumnos del instituto. Murió en un accidente automovilístico y su padre la homenajeó en la ceremonia de entrega de los Premios Oscar.

Ya con dos piscolas en el cuerpo de verdad empecé a sentir que la teoría de Skårderud era cierta, porque había escrito un newsletter que me parecía una obra digna del Pulitzer. Pero el entusiasmo se me acabó a la mañana siguiente cuando le di una releída, mientras saboreaba un paracetamol con gatorade. Al llegar esa mañana a Pulso les hablé de la película y sólo dos de nuestras mentes maestras la habían visto. Tito, la tercera mente maestra, no lo había hecho, pero sí me recordó algo interesante y es que usando nuestra plataforma Pulso puedes detectar cuando el consumo de alcohol y drogas está afectando a un colegio preguntándole a la comunidad.

Si quieres entender cómo funciona y cómo se usa, dejamos disponible nuestra Encuesta Pulso Esencial totalmente gratuita en el sitio. Por favor implementa la encuesta sin alcohol en la sangre y luego dale dos horitas a esta joya del cine que nos parece imprescindible, sobre todo si trabajas en un colegio.


Qué es el involucramiento familiar y por qué es importante para los colegios

No es un concepto nuevo, pero sin duda está muy vigente. El involucramiento familiar es clave para fortalecer el vínculo entre familias y colegios, ayuda a mejorar el rendimiento de los alumnos y alumnas y también genera efectos positivos en casa. En esta nota te explicamos en qué consiste, cómo se puede aplicar y porqué es tan importante.  

 

¿Qué es el involucramiento familiar?

Karen Mapp, académica de Harvard, lo define así: El involucramiento familiar se basa en una alianza equitativa entre las familias, los educadores y la comunidad para promover el aprendizaje y el desarrollo de los estudiantes desde el nacimiento hasta la universidad.

 

Para entenderlo mejor veámoslo desde algunas preguntas abiertas: ¿Cuán informada está una familia respecto a lo que está aprendiendo su hijx? ¿Esa familia está empoderada para influir en las decisiones que toma el colegio?

 

Ese tipo de preguntas nos permite comenzar a realizar un diagnóstico que nos da luces respecto a cuán avanzado está el proceso de afianzar esa alianza entre familia y colegio. En Pulso medimos el nivel de involucramiento familiar en base a conceptos como: Pertenencia de los apoderados, facilitadores para el compromiso, apoyo académico y social de las familias y participación de los apoderados, entre otros.

 

Ya sea con herramientas como Pulso u otras internas de los colegios, los resultados de un diagnóstico de involucramiento familiar puede generar la necesidad de tomar medidas concretas que permitan fortalecerlo. Algunas de esas medidas y que suelen ser las más usadas por los establecimientos son: Generar mayor información y cercanía con los apoderados, generar actividades con el colegio, o avanzar en lo que se denomina escuela para padres donde les enseñan habilidades parentales o cómo apoyar a sus hijos con las tareas.

 

Sin embargo las posibilidades no se quedan en eso, porque lo que resulta clave es entender que el involucramiento familiar debe permear todos los procesos internos de los colegios, así como las actividades de las familias en torno al aprendizaje. No es un proceso fácil, pero genera efectos muy positivos en los alumnos y alumnas que mejoran su rendimiento escolar, el bienestar y el sentimiento de pertenencia a su colegio.  

 

Karen Mapp es especialista en este tema y en este video te da tres consejos muy concretos para mejorar la comunicación y la alianza familia-colegio

  

 


Tenemos podcast y se llama Café con Pulso

¿Hagamos un podcast? ¡Hagamos un podcast!

Así empezó esta idea, la pensamos, decidimos los temas y lo hicimos. Internet hace que todo sea posible. Les dejamos nuestro primer capítulo. Junto a Maya Titelman y Alberto Garrido conversamos sobre aprendizaje socioemocional. ¿Sabes lo que es? ¿Cómo se pone en práctica? ¿O si acaso se puede medir? Tómate estos 10 minutitos para saber un poco más.


¿Cómo es hacer la práctica en Pulso y Radar Escolar?

Por Alejandro Rico, estudiante de ingeniería en software PUC

 

Si estás leyendo esto es porque te ha llamado la atención alguna de las plataformas del equipo Radar/Pulso Escolar y te gustaría sumarte, has estado pensando en postular para hacer tu práctica aquí, o mejor aún, ya postulaste y quedaste dentro del programa, entonces quieres tener un idea de a lo que te vas a enfrentar por 2 meses. Para ustedes curiosos, curiosas y futuros practicantes en Radar/Pulso Escolar, escribo para contarles cómo fué mi experiencia de prácticante aquí.

Desde 2020 hemos estado viviendo una época un poco extraña, con clases online desde casa y casi sin ver a nuestros compañeros de Universidad.

Podríamos estar de acuerdo que los colegios han tenido que adaptarse aún más a esta situación global, y que el manejo de estudiantes escolares ha sido un desafío enorme para los equipos docentes y para todos los establecimientos educacionales del país. Ya que sin ese contacto directo es difícil ver el estado socioemocional de cada estudiante, medir aprendizajes correctamente, tener una buena noción de quienes no están asistiendo a clases y poder tomar decisiones al respecto.

Aquí es donde Radar y Pulso Escolar han adaptado los enfoques y donde buscamos ser un aporte en la educación.

La llegada

Estaba recién terminando el último exámen de mi tercer año en la U y al día siguiente iría a la oficina a empezar la práctica, tenía muchísimas ganas de tener esta experiencia profesional lo antes posible, pero también me costaba un poco creer que había quedado seleccionado habiendo hecho menos ramos de computación que los demás postulantes. Escuchaba al Nico Massú en mi cabeza: “Nada es imposible…”

El primer día de práctica fue emocionante, viniendo además de un año entero de estudiar en la casa y con pocas salidas, llegar a la oficina en CasaCo fué de por sí una de las mejores experiencias en mi 2020, el equipo me recibió súper bien y me hicieron sentir parte de Radar-Pulso desde el comienzo.

Mi primera tarea fue dejar listo el setup necesario para empezar a programar localmente en la app (lo que suele venir acompañado de preguntar mucho y arreglar errores) y así poder hacer una revisión profunda de la aplicación, pillar bugs o cualquier tipo de mejoras, a las que eventualmente terminaría dedicándome durante el primer mes.

En Radar no hay horarios determinados de llegada al trabajo, ni de salida. Para mi cabeza estructurada fue un poco difícil manejar eso los primeros días ya que llegaba temprano, pero me iba cuando los últimos se iban, entre el miedo de decir “Chao, me voy” antes que los demás y la entretención y curiosidad de poder sacarle el jugo a cada minuto, terminé estando más horas de las que debería en la oficina esa primera semana. Ahora lo agradezco porque no solo significó trabajo, hubo muy buenas conversaciones y tiempo para poder conocer a todo el equipo.

La Oficina

Radar es una Startup, y como buena startup la oficina está en un co-work. Si al leer estas palabras lo primero que piensas es en mesas de ping-pong, café y cervezas, estarías acertando a la realidad. Durante mi práctica CasaCo pasó de ser auspiciada por cervezas Sol a Austral, hubo un evento con ese cambio de auspicio y todos los viernes se llena el refrigerador de variedades para quien quiera.
Además, en Radar se compra café en grano de excelente calidad para el equipo, y lo prepara quien sea elegido por el Coffeebot de Telegram. No te preocupes si nunca has hecho café, la mayoría llegamos sin saber más que cómo preparar un nescafé, porque con el famoso taller impartido por Diego, quedarás siendo un gurú cafetero.

Los practicantes del verano 2021 llegamos en un momento del co-work en el que estaba vacío, lejano al ambiente enriquecido de una oficina compartida. Las empresas tuvieron que pasar por los tiempos de cuarentena y muchas se adaptaron al trabajo remoto y home office. A medida que iban pasando las semanas la gente empezaba a volver a trabajar a la oficina, así que para los últimos días sí pude vivir algo más cercano al ambiente clásico startupero.

Esa soledad inicial no evitó que después de los almuerzos nos tomáramos el comedor para hacer un mini torneo de ping pong (a menos que fuera viernes, porque es tradición salir a comer), que terminaba siendo un intento y unión de fuerzas para que alguien le ganara al Seba jaja.

Proyectos

Desde el 2021, hemos estado trabajando por separado en dos productos: Radar y Pulso Escolar. A mí me tocó trabajar en Radar, la plataforma inicial, para comenzar a desarrollar e implementar el Proyecto Secreto Lobo. Esto significaba expandir la arquitectura y el modelo de datos original (y firmar un acuerdo de confidencialidad).

Por el tiempo que los colegios han usado Radar, la cantidad de usuarios que tiene y la trayectoria que trae consigo la aplicación desde su nacimiento, la experiencia que tuve y los desafíos en los que trabajé fueron muy distintos a los proyectos que he hecho en la universidad.

Aprendí en esos 2 meses que el desarrollo debe ser más rápido y más cauteloso a la vez, que lo que programé en un sprint tendrá un impacto durante meses y años (quizás causando uno que otro bug), que hay que tener en cuenta los objetivos de la empresa antes de tomar decisiones y que preguntar harto es de las mejores herramientas que tenemos como practicantes.

Impacto

Ha sido algo nuevo y motivador poder asistir también a las capacitaciones de la plataforma para los directivos de colegios, ver las preguntas que les surgen de lo que estuve programando semanas antes, ver un pequeño grupo de quienes usan Radar-Pulso en su día a día y notar el agradecimiento por las nuevas funcionalidades es algo que hace muy reconfortante el trabajo hecho. Quizás un cambio de paradigma también en el impacto que se puede lograr desde la tecnología y la programación en áreas tan importantes para la sociedad como la educación.

¿Qué pasó después?

Terminando los dos meses de práctica fue impresionante mirar en retrospectiva todo lo que aprendí y lo rápido que pasó. En el proyecto que trabajé se logró avanzar mucho pero en esos 2 meses no lo pude ver en producción. El proceso termina con una conversación de feedback en la que Radar-Pulso te puede dar la posibilidad de seguir trabajando durante el semestre con el programa part-time de estudiantes.
En mi caso, me ofrecieron continuar y ya llevo 4 meses participando a medio tiempo mientras termino mi semestre en la universidad. Los desafíos cambiaron, el aprendizaje no ha parado, la experiencia ha sido más real en cuanto a desarrollo de software y ahora que los directivos están usando las funcionalidades hechas en el verano, el desarrollo se ha tenido que adaptar a las necesidades del momento y a los tickets que van llegando.

Definitivamente es interesante trabajar en un proyecto durante un período más largo que el semestre universitario. Hasta hoy mi experiencia aquí ha estado llena de aprendizajes y probablemente a ustedes, practicantes de 2022, su experiencia sea aún mejor, con más tiempo en la oficina y experiencias únicas que Radar-Pulso se esfuerza por entregar cada año, las cuales decidí no mencionar para mantener la sorpresa.

Conocimientos base:
Nuestro stack es en Rails y Vue principalmente, también usamos Google Cloud, Heroku y herramientas para el flujo de trabajo como Trello y Git. Si sientes que no conoces bien alguna de estas tecnologías y quieres llegar con preparación te dejo links a recursos súper útiles para empezar a aprender las tecnologías y herramientas que usamos:

Javascript, Vue y vuex
Ruby, Rails Básico, esta guía y todas las guías oficiales de RoR.
Gitflow + Git branching(tutorial interactivo)
Google Cloud: App engine, Cloud functions y Pub/Sub

Pulso Escolar es una plataforma y start-up que potencia la gestión de más de 200 colegios usando datos y encuestas. Desde este año nos dividimos en dos productos, Radar y Pulso. Si quieres unirte y aportar con tecnología a la educación y sientes que necesitas una buena experiencia real de desarrollo de software, en Radar-Pulso vas a tener esas dos cosas, además de conocer a un equipo bacán y súper inteligente. Si te gusta la idea, te recomiendo de todas maneras postular aquí para el verano que viene!