Nuestro 2021 fue un collage

Es una exageración, en realidad. Después de todo el collage se ha desarrollado desde hace décadas y en Chile hay verdaderos maestros y maestras de esta técnica. Pero probablemente las cuarentenas prolongadas y los pocos materiales que se requieren, ¡lo democrático que es! ha llevado al collage a una popularidad que no había experimentado antes. Sin ir más lejos hace algunos meses en el GAM se montó una exposición con algunas de las y los artistas más interesantes que se dedican a esta técnica y fue todo un éxito.

En Pulso nos interesa mucho el arte y asumo que a ustedes, queridísimxs lectores, también. Por eso decidí que haría un collage para La Pulsoneta con nuestros principales logros del año. Le conté la idea a Tito, uno de los fundadores de Pulso y me dijo: “¡Dale!”.

Excelente, pensé. Será sencillo.

A los 5 minutos volvió Tito a decirme: “Estuve pensando en lo del collage para la Pulsoneta y creo que es importante que resaltes que en nuestro primer año hemos crecido junto con los colegios, viendo cómo han incluido la mirada de la comunidad escolar en sus planes de mejoramiento. Los hemos ayudado a visualizar la importancia de temas como el clima escolar, las habilidades socioemocionales, la diversidad y la experiencia de cada estudiante en sus clases y hemos presenciado cómo los equipos directivos y de formación actúan en base a la información que entrega Pulso logrando conectar con estudiantes, apoderadxs y profesores".

Silencio, mi mente intenta escapar. Pienso en una playa solitaria.

El pedido me nubló, ¿cómo hacía un collage que incluyera todo eso? Me parecía demasiado complejo. Así que tenía que pedir ayuda. Llamé a una amiga que me hice vagando en la Feria Tinta que organizó la Universidad Católica antes de Navidad: Cata Donze. No sólo es una gran artista del collage, creo que es una especie de maestra o sensei de la vida. Pero todavía no se ha dado cuenta.

Esto fue lo que me dijo: “Mmmmmm, el consejo sería: Recorta imágenes que te conecten con los temas de Pulso y luego escucha a las imágenes, como si conversaras con ellas y te dijeran donde quieren ir. Así el collage también será una sorpresa para ti”.

Insisto, es una maestra de la vida.

Probablemente un artista habría transformado esto en una obra maestra rápidamente. Pero yo seguía estancado. Después de ver los recortes pensaba: ¡No dicen nada! Y tampoco representaban los datos que queríamos mostrar. Para que se hagan una idea: Durante 2021, nuestro primer año, logramos llegar a más de 100 colegios, más de 200 encuestas aplicadas a profesores, apoderados y estudiantes. En total recopilamos más de 120.000 respuestas representando a más de 110.000 estudiantes.

Para peor Diego, otro de los fundadores, me escribió por Telegram: “Gonza incluyamos en la Pulsoneta que gracias a la tecnología que hemos desarrollado logramos que el proceso de levantar información escolar desde la comunidad sea algo muy simple. Nuestros Indicadores de satisfacción muestran que un 83% encuentra buenos nuestros reportes, un 87% considera que la plataforma es amigable de usar y un 83% considera que es útil para la toma de decisiones en sus colegios ¡Son tremendos números! Suerte con el collage”

Es definitivo: Fue una pésima idea proponer el collage

Me fui a dormir con esa sensación terrible de “no lo lograré”. Obvio que no podía quedarme dormido por culpa de la ansiedad. Pero a eso de las 2 de la mañana una brisa fría entró por la ventana y me tranquilizó. Fue como una canción de cuna. Me dormí y a la mañana siguiente desperté con la sensación de haber soñado mucho y tener algunas imágenes en la memoria. Eran imágenes sueltas que no entendía bien: Una línea que subía, la luna, unos escolares trabajando y la Cata Donze diciéndome: Crecer, crecer, crecer, crecer. Su voz se iba apagando.

Lo que sí entendía era la sensación del sueño: Me había dado paz.

Y entonces, mientras me tomaba un mate con óreos, tuve la respuesta. No tengo para qué incluir todos los números en el collage, basta que transmita la emoción que esos números provocan. La paz, la tranquilidad que nos entrega este primer año a todo el equipo Pulso.

¡Vamoos! grité y me puse manos a la obra. El resultado es la imagen destacada de esta nota ¿Qué tal?


4 Libros de educación para leer en la playa

Las vacaciones combinan bien con la playa, el sol, descanso, familia y mucha lectura. Así que en Pulso le preguntamos a nuestros especialistas por algunas recomendaciones de lectura para estas semanas. Maya, Ignacio, Diego y Tito abrieron sus bibliotecas para aconsejarnos algunos de los mejores libros sobre educación.  

 

Maya Titelman: “How to Change 5000 Schools”

Está en Inglés, lo que podría generar una dificultad. Pero si puedes leer en inglés dale un tiempo a este libro de Ben Levin. La gracia es que es bien práctico y te da una mirada global y estratégica sobre cómo liderar cambios en educación a distintos niveles.

Ben Levin fue viceministro de educación de la provincia de Ontario en Canadá. Ahí supervisó un importante esfuerzo de reforma educativa sistémica que, en 2003, tuvo un impacto positivo en todos los niveles. Por lo mismo creo que estamos en un buen momento para leer este libro pensando en los procesos de cambio que estamos viviendo. Pienso que esta puede ser una guía importante para la próxima generación de reformas educativas. 

Es un libro que alienta tanto a reflexionar como a actuar.

Disponible en Amazon

Diego Vallejos: “Cómo triunfan los niños”

Es un clásico de la literatura de educación que se publicó en 2013. Este libro tiene la gracia de estar escrito en forma simple, amigable y entretenida. O sea, ideal para la playa. Esa forma amigable se combina muy bien con la profundidad de un tema muy importante para el desarrollo en la infancia: Las habilidades claves para triunfar en la vida. 

La curiosidad, la perseverancia, el optimismo, autoconciencia, etc. forman el carácter de una persona. A veces el carácter es mirado como algo anexo, complementario a la inteligencia pero en este libro Paul Tough lo pone en un papel muy protagónico. El carácter es algo que además se puede enseñar o moldear en la infancia así que vale mucho la pena leer este libro. Me parece muy recomendable para papás con niños en edades tempranas, profesores y gente que influya en política pública.

Disponible en Buscalibre

Alberto Garrido: “Aprender a aprender” 

En este libro, Benedict Carey hace una revisión de lo más relevante que sabemos sobre cómo aprendemos desde la ciencia y lo comunica de una manera muy entretenida e intuitiva. El periodista especializado en ciencia del New York Times aborda en los capítulos del libro temas como la curva del olvido, la importancia de dormir, de espaciar en el tiempo las sesiones de estudio, del impacto del contexto en el aprendizaje, de qué técnicas de estudio son más efectivas, entre otros. Lo hace con muy buena pluma y conectándolo con detalles sobre los estudios que llevaron a los investigadores a estos hallazgos.

Como aprendizaje para la vida es un libro que ayuda a optimizar nuestras estrategias de aprendizaje y a dar una perspectiva general de cómo diseñar cursos o instancias de aprendizaje. Un imperdible para las personas que trabajan en algo relacionado con educación y para los que disfrutan estar aprendiendo permanentemente.

Disponible en Buscalibre

Ignacio Illanes: “Cleverlands”

Cleverlands es uno de esos libros que, después de leídos, mantenemos a mano y volvemos a revisar una y otra vez. Al menos así fue para mí: este es uno de los mejores libros que he leído sobre educación. ¿De qué trata? Tal como indica el subtítulo, sobre "los secretos del éxito de las superpotencias educativas"; aunque el libro evita ser un recetario de lo que hay que hacer.

Lucy Crehan es una joven profesora inglesa que mientras estudiaba sobre algunos de los mejores sistemas educativos del mundo se preguntó: "¿Cómo se verá todo esto dentro de la sala de clases?" Entonces concluyó que no encontraría respuestas satisfactorias mientras no lo viera por sí misma. Así empezó su travesía: Luego de revisar los resultados PISA envió emails a profesores de colegios en algunos de los países más destacados en dicho ránking, preguntándoles si podría acompañarlos en sus clases y vivir con ellos por algunas semanas. Bajo esta figura viajó a Finlandia, Japón, Singapur, Shangai (China) y Canadá.

Sus conclusiones desafían algunos prejuicios que tenemos respecto a estos sistemas educativos y lo hace de una forma amable, variada, informada, sin sesgos e inspiradora. Si no tuvieran tiempo para el libro, también hay una buena presentación de la misma autora en Youtube: Assessing the world: visiting Cleverlands.

Disponible en Amazon

 


Cómo liderar un equipo de genios (también aplica para tu colegio)

Esta nota fue publicada durante diciembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

¿Viste Get Back? El documental de Peter Jackson que nos muestra los últimos días de The Beatles en un estudio. Si no lo has hecho, hazlo, es una pieza de historia y arte que prácticamente te traslada a los estudios Twickenham primero y Savile Row después para ser testigo del trabajo, amistad, genialidad y egos de la banda de rock más grande de todos los tiempos.

Yo soy megafanático de Los Beatles, me compré el traje que usa George (mi Beatle favorito) en Sgt Peppers por Mercado Libre hace algunos años y el estreno del documental me dio la excusa perfecta para usarlo. Así que me dejé bigote, chasquilla, me preparé un té y a las 5 de la tarde subí una foto de mi outfit con la película de fondo a mis historias.

¿Qué pasó? Que entre los miles de comentarios positivos (en realidad es un decir, sólo me siguen 120 personas en instagram) venía uno de mi jefe burlándose. Bah, crecí en los 90 y estas cosas no me afectan. Pero de todos modos que su mensaje fuera un contundente: “Ridículo”, me pareció un tanto fuera de tono.

No le di mucha atención y me puse a ver la película. Y aunque la música era importante, lo realmente clave para un fanático era entender ¿por qué rayos se separaron? En esa estaba y de a poco me fui dando cuenta que en la banda había un gran líder, Paul. Su voz era la decisiva, él resolvía los arreglos musicales, los lugares y horarios de ensayo y posibles nuevos proyectos.

Y claro, para John era fácil decirle algo a Paul, una crítica, un matiz, un comentario de él siempre sería bien recibido. Eran mejores amigos desde adolescentes y eran dos genios compositores que se veían como iguales. Peeeeero, George no tenía el mismo estatus. Sus comentarios son escuchados con respeto, sí. Pero sus sugerencias pocas veces eran llevadas a la práctica, aun cuando ya había firmado canciones maravillosas como: "Taxman", "While My Guitar Gently Weeps" y "Here Comes the Sun".

Soy fan de George entonces no me gustaba para nada ese trato. Y a George tampoco, así que (meteré espoiler) un día no aguanta más y se va de la banda. Cuando lo hizo, apreté el puño y dije: ¡Bien, George, por fin los pusiste en su lugar! Y esa reacción me hizo pensar que tal vez estaba demasiado identificado con él.

Pensé en mí y en mi pega y pucha, la verdad es que no soy bueno para hablar y no sentía tanta confianza como para decir las ideas que se me ocurrían ahí. No se confundan, amo a Pulso, el ambiente, mis compas, la flexibilidad, la modalidad híbrida, en fin. Por eso sumando y restando, poniendo en una balanza, me dije a mi mismo: “No quiero terminar como mi ídolo George, así que es tiempo de hablar”

Pedí una reunión con mi jefe y obvio que sí, oficinas abiertas, conversemos. Sólo dije, date el tiempo y ve Get Back. Yo soy George, tú eres Paul. Quiero seguir tocando con los Beatles. Y así lo hizo. Al día siguiente nos tomamos un café, él mismo lo preparó. Me pidió disculpas por el comentario de instagram y luego nos fuimos a caminar por el parque que está aquí al frente. En esa conversación dije un par de ideas sobre los newsletter, como por ejemplo el incluir ficción en ellos. Y la idea fue muy bien recibida. Me interesaría que fueras el villano del próximo número de la Pulsoneta y yo el héroe con el que la gente se pueda identificar.

¡Hagámoslo!, dijo y de paso encuentra la forma de contarles a todxs que con Pulso puedes levantar información sobre liderazgo del equipo directivo preguntándole a los profesores respecto a eficiencia en la toma de decisiones, criterios pedagógicos y calidad en sus relaciones con el equipo. Puedes mejorar mucho la calidad de tu liderazgo en base a datos.

-Qué genio-, dije. Por algo eres Paul.

-A mí me gusta George-, dijo.

Y aquí estamos. Contando una bonita historia para hablar sobre liderazgo. Algunas buenas ideas para propiciar una comunicación horizontal entre líderes y equipos son precisamente generar instancias para opinar y que esa opinión sea escuchada. ¿Ejemplos? Salir a caminar, tomarse un cafecito de forma periódica, dar espacio a conversaciones donde no importe el cargo, o instalar un buzón para ideas y comentarios. De hecho esta última es una idea que usa Ted Lasso en su primera temporada como DT en la Premier League. Pero eso dejémoslo para otra Pulsoneta.

Get Back está disponible en Disney Plus. Son 3 capítulos de 2 horas de duración y es dirigida por  Peter Jackson (El Señor de los Anillos), reconocido fan de la banda. Para lograrlo usó 60 horas de filmación, inteligencia artificial y mucha tecnología para recuperar imágenes y audios.


De piscolas, guateros y joyas del cine

Esta nota fue publicada durante noviembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

De vez en cuando pasa que una película la rompe y te empiezan a llegar comentarios de colegas, amigos, primas y del suegro con tiempo para ver Netflix. Eso me ha estado pasando con Otra Ronda, la película danesa, ambientada en un colegio, que es la última joya que estrenó el servicio de streaming durante 2021. Si me ha pasado a mí que soy periodista, con mayor razón te debe estar pasando a ti, a tus colegas y a toda la comunidad que trabaja en el área de la educación. ¿Por qué? Porque es de esas películas de culto ambientadas en un colegio como La Sociedad de los Poetas Muertos (1989) o la francesa Entre les murs (2008).

No sabía nada de esta película, pero tanto comentario me obligó a buscar más información y bueno, ¡era el colmo que no supiera nada! Ganó el oscar a mejor película extranjera de 2020, misma categoría en la que ganó en los BAFTA, fue parte de la selección oficial de Cannes y por supuesto arrasó con los premios en Dinamarca.

La reseña: Cuatro profesores, un tanto deprimidos y desencantados de sus trabajos, deciden dar vida a una teoría del psiquiatra y escritor Finn Skårderud, quien habría señalado que los seres humanos tenemos un déficit de alcohol en la sangre y que para desenvolvernos con naturalidad y fluidez se requiere de forma permanente un 0.05% de alcohol en nuestro organismo. Es decir, con una copita de vino seríamos la mejor versión de nosotros mismos.

Esto es genial, pensé. No la teoría, sino la idea de hacer una película con ella. Así que un martes en la noche, solo y un poco nostálgico, rellené un guatero (todavía hacía frío), me hice una piscola y le puse play a Netflix.

¡Qué película! Me hizo pasar por todo: Risas, llanto, reflexiones, otra piscola. Terminé melancólico y con ganas de bailar al mismo tiempo. Es más que una película, la verdad. Es una experiencia en la que te quedas inmerso un buen rato.

Eso hizo que buscara más información y encontré algunos datos relevantes. El primero es que la teoría no existe, no es más que una parte del prólogo que Skårderud escribió para la edición noruega del libro “Los Efectos psicológicos del vino”, del italiano Edmondo de Amicis. Ahí hace referencias a cierta lucidez que da el alcohol, pero en ningún caso propone que el alcohol te transformará en tu mejor versión. Él mismo ha tenido que salir a aclarar esta situación luego del éxito de la película. Así que por favor no intentes replicar el experimento en tu colegio.

Otro dato interesante y dramático es que el director de la película Thomas Vinterberg sufrió la muerte de su hija justo antes de comenzar el rodaje. Ida, así se llamaba, iba a participar en la producción y de hecho había aportado con ideas en el guión. Algunos de sus amigos aparecen en la película como alumnos del instituto. Murió en un accidente automovilístico y su padre la homenajeó en la ceremonia de entrega de los Premios Oscar.

Ya con dos piscolas en el cuerpo de verdad empecé a sentir que la teoría de Skårderud era cierta, porque había escrito un newsletter que me parecía una obra digna del Pulitzer. Pero el entusiasmo se me acabó a la mañana siguiente cuando le di una releída, mientras saboreaba un paracetamol con gatorade. Al llegar esa mañana a Pulso les hablé de la película y sólo dos de nuestras mentes maestras la habían visto. Tito, la tercera mente maestra, no lo había hecho, pero sí me recordó algo interesante y es que usando nuestra plataforma Pulso puedes detectar cuando el consumo de alcohol y drogas está afectando a un colegio preguntándole a la comunidad.

Si quieres entender cómo funciona y cómo se usa, dejamos disponible nuestra Encuesta Pulso Esencial totalmente gratuita en el sitio. Por favor implementa la encuesta sin alcohol en la sangre y luego dale dos horitas a esta joya del cine que nos parece imprescindible, sobre todo si trabajas en un colegio.