4 Libros de educación para leer en la playa

Las vacaciones combinan bien con la playa, el sol, descanso, familia y mucha lectura. Así que en Pulso le preguntamos a nuestros especialistas por algunas recomendaciones de lectura para estas semanas. Maya, Ignacio, Diego y Tito abrieron sus bibliotecas para aconsejarnos algunos de los mejores libros sobre educación.  

 

Maya Titelman: “How to Change 5000 Schools”

Está en Inglés, lo que podría generar una dificultad. Pero si puedes leer en inglés dale un tiempo a este libro de Ben Levin. La gracia es que es bien práctico y te da una mirada global y estratégica sobre cómo liderar cambios en educación a distintos niveles.

Ben Levin fue viceministro de educación de la provincia de Ontario en Canadá. Ahí supervisó un importante esfuerzo de reforma educativa sistémica que, en 2003, tuvo un impacto positivo en todos los niveles. Por lo mismo creo que estamos en un buen momento para leer este libro pensando en los procesos de cambio que estamos viviendo. Pienso que esta puede ser una guía importante para la próxima generación de reformas educativas. 

Es un libro que alienta tanto a reflexionar como a actuar.

Disponible en Amazon

Diego Vallejos: “Cómo triunfan los niños”

Es un clásico de la literatura de educación que se publicó en 2013. Este libro tiene la gracia de estar escrito en forma simple, amigable y entretenida. O sea, ideal para la playa. Esa forma amigable se combina muy bien con la profundidad de un tema muy importante para el desarrollo en la infancia: Las habilidades claves para triunfar en la vida. 

La curiosidad, la perseverancia, el optimismo, autoconciencia, etc. forman el carácter de una persona. A veces el carácter es mirado como algo anexo, complementario a la inteligencia pero en este libro Paul Tough lo pone en un papel muy protagónico. El carácter es algo que además se puede enseñar o moldear en la infancia así que vale mucho la pena leer este libro. Me parece muy recomendable para papás con niños en edades tempranas, profesores y gente que influya en política pública.

Disponible en Buscalibre

Alberto Garrido: “Aprender a aprender” 

En este libro, Benedict Carey hace una revisión de lo más relevante que sabemos sobre cómo aprendemos desde la ciencia y lo comunica de una manera muy entretenida e intuitiva. El periodista especializado en ciencia del New York Times aborda en los capítulos del libro temas como la curva del olvido, la importancia de dormir, de espaciar en el tiempo las sesiones de estudio, del impacto del contexto en el aprendizaje, de qué técnicas de estudio son más efectivas, entre otros. Lo hace con muy buena pluma y conectándolo con detalles sobre los estudios que llevaron a los investigadores a estos hallazgos.

Como aprendizaje para la vida es un libro que ayuda a optimizar nuestras estrategias de aprendizaje y a dar una perspectiva general de cómo diseñar cursos o instancias de aprendizaje. Un imperdible para las personas que trabajan en algo relacionado con educación y para los que disfrutan estar aprendiendo permanentemente.

Disponible en Buscalibre

Ignacio Illanes: “Cleverlands”

Cleverlands es uno de esos libros que, después de leídos, mantenemos a mano y volvemos a revisar una y otra vez. Al menos así fue para mí: este es uno de los mejores libros que he leído sobre educación. ¿De qué trata? Tal como indica el subtítulo, sobre "los secretos del éxito de las superpotencias educativas"; aunque el libro evita ser un recetario de lo que hay que hacer.

Lucy Crehan es una joven profesora inglesa que mientras estudiaba sobre algunos de los mejores sistemas educativos del mundo se preguntó: "¿Cómo se verá todo esto dentro de la sala de clases?" Entonces concluyó que no encontraría respuestas satisfactorias mientras no lo viera por sí misma. Así empezó su travesía: Luego de revisar los resultados PISA envió emails a profesores de colegios en algunos de los países más destacados en dicho ránking, preguntándoles si podría acompañarlos en sus clases y vivir con ellos por algunas semanas. Bajo esta figura viajó a Finlandia, Japón, Singapur, Shangai (China) y Canadá.

Sus conclusiones desafían algunos prejuicios que tenemos respecto a estos sistemas educativos y lo hace de una forma amable, variada, informada, sin sesgos e inspiradora. Si no tuvieran tiempo para el libro, también hay una buena presentación de la misma autora en Youtube: Assessing the world: visiting Cleverlands.

Disponible en Amazon

 


Cómo liderar un equipo de genios (también aplica para tu colegio)

Esta nota fue publicada durante diciembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

¿Viste Get Back? El documental de Peter Jackson que nos muestra los últimos días de The Beatles en un estudio. Si no lo has hecho, hazlo, es una pieza de historia y arte que prácticamente te traslada a los estudios Twickenham primero y Savile Row después para ser testigo del trabajo, amistad, genialidad y egos de la banda de rock más grande de todos los tiempos.

Yo soy megafanático de Los Beatles, me compré el traje que usa George (mi Beatle favorito) en Sgt Peppers por Mercado Libre hace algunos años y el estreno del documental me dio la excusa perfecta para usarlo. Así que me dejé bigote, chasquilla, me preparé un té y a las 5 de la tarde subí una foto de mi outfit con la película de fondo a mis historias.

¿Qué pasó? Que entre los miles de comentarios positivos (en realidad es un decir, sólo me siguen 120 personas en instagram) venía uno de mi jefe burlándose. Bah, crecí en los 90 y estas cosas no me afectan. Pero de todos modos que su mensaje fuera un contundente: “Ridículo”, me pareció un tanto fuera de tono.

No le di mucha atención y me puse a ver la película. Y aunque la música era importante, lo realmente clave para un fanático era entender ¿por qué rayos se separaron? En esa estaba y de a poco me fui dando cuenta que en la banda había un gran líder, Paul. Su voz era la decisiva, él resolvía los arreglos musicales, los lugares y horarios de ensayo y posibles nuevos proyectos.

Y claro, para John era fácil decirle algo a Paul, una crítica, un matiz, un comentario de él siempre sería bien recibido. Eran mejores amigos desde adolescentes y eran dos genios compositores que se veían como iguales. Peeeeero, George no tenía el mismo estatus. Sus comentarios son escuchados con respeto, sí. Pero sus sugerencias pocas veces eran llevadas a la práctica, aun cuando ya había firmado canciones maravillosas como: "Taxman", "While My Guitar Gently Weeps" y "Here Comes the Sun".

Soy fan de George entonces no me gustaba para nada ese trato. Y a George tampoco, así que (meteré espoiler) un día no aguanta más y se va de la banda. Cuando lo hizo, apreté el puño y dije: ¡Bien, George, por fin los pusiste en su lugar! Y esa reacción me hizo pensar que tal vez estaba demasiado identificado con él.

Pensé en mí y en mi pega y pucha, la verdad es que no soy bueno para hablar y no sentía tanta confianza como para decir las ideas que se me ocurrían ahí. No se confundan, amo a Pulso, el ambiente, mis compas, la flexibilidad, la modalidad híbrida, en fin. Por eso sumando y restando, poniendo en una balanza, me dije a mi mismo: “No quiero terminar como mi ídolo George, así que es tiempo de hablar”

Pedí una reunión con mi jefe y obvio que sí, oficinas abiertas, conversemos. Sólo dije, date el tiempo y ve Get Back. Yo soy George, tú eres Paul. Quiero seguir tocando con los Beatles. Y así lo hizo. Al día siguiente nos tomamos un café, él mismo lo preparó. Me pidió disculpas por el comentario de instagram y luego nos fuimos a caminar por el parque que está aquí al frente. En esa conversación dije un par de ideas sobre los newsletter, como por ejemplo el incluir ficción en ellos. Y la idea fue muy bien recibida. Me interesaría que fueras el villano del próximo número de la Pulsoneta y yo el héroe con el que la gente se pueda identificar.

¡Hagámoslo!, dijo y de paso encuentra la forma de contarles a todxs que con Pulso puedes levantar información sobre liderazgo del equipo directivo preguntándole a los profesores respecto a eficiencia en la toma de decisiones, criterios pedagógicos y calidad en sus relaciones con el equipo. Puedes mejorar mucho la calidad de tu liderazgo en base a datos.

-Qué genio-, dije. Por algo eres Paul.

-A mí me gusta George-, dijo.

Y aquí estamos. Contando una bonita historia para hablar sobre liderazgo. Algunas buenas ideas para propiciar una comunicación horizontal entre líderes y equipos son precisamente generar instancias para opinar y que esa opinión sea escuchada. ¿Ejemplos? Salir a caminar, tomarse un cafecito de forma periódica, dar espacio a conversaciones donde no importe el cargo, o instalar un buzón para ideas y comentarios. De hecho esta última es una idea que usa Ted Lasso en su primera temporada como DT en la Premier League. Pero eso dejémoslo para otra Pulsoneta.

Get Back está disponible en Disney Plus. Son 3 capítulos de 2 horas de duración y es dirigida por  Peter Jackson (El Señor de los Anillos), reconocido fan de la banda. Para lograrlo usó 60 horas de filmación, inteligencia artificial y mucha tecnología para recuperar imágenes y audios.


De piscolas, guateros y joyas del cine

Esta nota fue publicada durante noviembre en nuestro newsletter La Pulsoneta. Puedes suscribirte aquí.

De vez en cuando pasa que una película la rompe y te empiezan a llegar comentarios de colegas, amigos, primas y del suegro con tiempo para ver Netflix. Eso me ha estado pasando con Otra Ronda, la película danesa, ambientada en un colegio, que es la última joya que estrenó el servicio de streaming durante 2021. Si me ha pasado a mí que soy periodista, con mayor razón te debe estar pasando a ti, a tus colegas y a toda la comunidad que trabaja en el área de la educación. ¿Por qué? Porque es de esas películas de culto ambientadas en un colegio como La Sociedad de los Poetas Muertos (1989) o la francesa Entre les murs (2008).

No sabía nada de esta película, pero tanto comentario me obligó a buscar más información y bueno, ¡era el colmo que no supiera nada! Ganó el oscar a mejor película extranjera de 2020, misma categoría en la que ganó en los BAFTA, fue parte de la selección oficial de Cannes y por supuesto arrasó con los premios en Dinamarca.

La reseña: Cuatro profesores, un tanto deprimidos y desencantados de sus trabajos, deciden dar vida a una teoría del psiquiatra y escritor Finn Skårderud, quien habría señalado que los seres humanos tenemos un déficit de alcohol en la sangre y que para desenvolvernos con naturalidad y fluidez se requiere de forma permanente un 0.05% de alcohol en nuestro organismo. Es decir, con una copita de vino seríamos la mejor versión de nosotros mismos.

Esto es genial, pensé. No la teoría, sino la idea de hacer una película con ella. Así que un martes en la noche, solo y un poco nostálgico, rellené un guatero (todavía hacía frío), me hice una piscola y le puse play a Netflix.

¡Qué película! Me hizo pasar por todo: Risas, llanto, reflexiones, otra piscola. Terminé melancólico y con ganas de bailar al mismo tiempo. Es más que una película, la verdad. Es una experiencia en la que te quedas inmerso un buen rato.

Eso hizo que buscara más información y encontré algunos datos relevantes. El primero es que la teoría no existe, no es más que una parte del prólogo que Skårderud escribió para la edición noruega del libro “Los Efectos psicológicos del vino”, del italiano Edmondo de Amicis. Ahí hace referencias a cierta lucidez que da el alcohol, pero en ningún caso propone que el alcohol te transformará en tu mejor versión. Él mismo ha tenido que salir a aclarar esta situación luego del éxito de la película. Así que por favor no intentes replicar el experimento en tu colegio.

Otro dato interesante y dramático es que el director de la película Thomas Vinterberg sufrió la muerte de su hija justo antes de comenzar el rodaje. Ida, así se llamaba, iba a participar en la producción y de hecho había aportado con ideas en el guión. Algunos de sus amigos aparecen en la película como alumnos del instituto. Murió en un accidente automovilístico y su padre la homenajeó en la ceremonia de entrega de los Premios Oscar.

Ya con dos piscolas en el cuerpo de verdad empecé a sentir que la teoría de Skårderud era cierta, porque había escrito un newsletter que me parecía una obra digna del Pulitzer. Pero el entusiasmo se me acabó a la mañana siguiente cuando le di una releída, mientras saboreaba un paracetamol con gatorade. Al llegar esa mañana a Pulso les hablé de la película y sólo dos de nuestras mentes maestras la habían visto. Tito, la tercera mente maestra, no lo había hecho, pero sí me recordó algo interesante y es que usando nuestra plataforma Pulso puedes detectar cuando el consumo de alcohol y drogas está afectando a un colegio preguntándole a la comunidad.

Si quieres entender cómo funciona y cómo se usa, dejamos disponible nuestra Encuesta Pulso Esencial totalmente gratuita en el sitio. Por favor implementa la encuesta sin alcohol en la sangre y luego dale dos horitas a esta joya del cine que nos parece imprescindible, sobre todo si trabajas en un colegio.


Qué es el involucramiento familiar y por qué es importante para los colegios

No es un concepto nuevo, pero sin duda está muy vigente. El involucramiento familiar es clave para fortalecer el vínculo entre familias y colegios, ayuda a mejorar el rendimiento de los alumnos y alumnas y también genera efectos positivos en casa. En esta nota te explicamos en qué consiste, cómo se puede aplicar y porqué es tan importante.  

 

¿Qué es el involucramiento familiar?

Karen Mapp, académica de Harvard, lo define así: El involucramiento familiar se basa en una alianza equitativa entre las familias, los educadores y la comunidad para promover el aprendizaje y el desarrollo de los estudiantes desde el nacimiento hasta la universidad.

 

Para entenderlo mejor veámoslo desde algunas preguntas abiertas: ¿Cuán informada está una familia respecto a lo que está aprendiendo su hijx? ¿Esa familia está empoderada para influir en las decisiones que toma el colegio?

 

Ese tipo de preguntas nos permite comenzar a realizar un diagnóstico que nos da luces respecto a cuán avanzado está el proceso de afianzar esa alianza entre familia y colegio. En Pulso medimos el nivel de involucramiento familiar en base a conceptos como: Pertenencia de los apoderados, facilitadores para el compromiso, apoyo académico y social de las familias y participación de los apoderados, entre otros.

 

Ya sea con herramientas como Pulso u otras internas de los colegios, los resultados de un diagnóstico de involucramiento familiar puede generar la necesidad de tomar medidas concretas que permitan fortalecerlo. Algunas de esas medidas y que suelen ser las más usadas por los establecimientos son: Generar mayor información y cercanía con los apoderados, generar actividades con el colegio, o avanzar en lo que se denomina escuela para padres donde les enseñan habilidades parentales o cómo apoyar a sus hijos con las tareas.

 

Sin embargo las posibilidades no se quedan en eso, porque lo que resulta clave es entender que el involucramiento familiar debe permear todos los procesos internos de los colegios, así como las actividades de las familias en torno al aprendizaje. No es un proceso fácil, pero genera efectos muy positivos en los alumnos y alumnas que mejoran su rendimiento escolar, el bienestar y el sentimiento de pertenencia a su colegio.  

 

Karen Mapp es especialista en este tema y en este video te da tres consejos muy concretos para mejorar la comunicación y la alianza familia-colegio

  

 


Tenemos podcast y se llama Café con Pulso

¿Hagamos un podcast? ¡Hagamos un podcast!

Así empezó esta idea, la pensamos, decidimos los temas y lo hicimos. Internet hace que todo sea posible. Les dejamos nuestro primer capítulo. Junto a Maya Titelman y Alberto Garrido conversamos sobre aprendizaje socioemocional. ¿Sabes lo que es? ¿Cómo se pone en práctica? ¿O si acaso se puede medir? Tómate estos 10 minutitos para saber un poco más.


¿Cómo es hacer la práctica en Pulso y Radar Escolar?

Por Alejandro Rico, estudiante de ingeniería en software PUC

 

Si estás leyendo esto es porque te ha llamado la atención alguna de las plataformas del equipo Radar/Pulso Escolar y te gustaría sumarte, has estado pensando en postular para hacer tu práctica aquí, o mejor aún, ya postulaste y quedaste dentro del programa, entonces quieres tener un idea de a lo que te vas a enfrentar por 2 meses. Para ustedes curiosos, curiosas y futuros practicantes en Radar/Pulso Escolar, escribo para contarles cómo fué mi experiencia de prácticante aquí.

Desde 2020 hemos estado viviendo una época un poco extraña, con clases online desde casa y casi sin ver a nuestros compañeros de Universidad.

Podríamos estar de acuerdo que los colegios han tenido que adaptarse aún más a esta situación global, y que el manejo de estudiantes escolares ha sido un desafío enorme para los equipos docentes y para todos los establecimientos educacionales del país. Ya que sin ese contacto directo es difícil ver el estado socioemocional de cada estudiante, medir aprendizajes correctamente, tener una buena noción de quienes no están asistiendo a clases y poder tomar decisiones al respecto.

Aquí es donde Radar y Pulso Escolar han adaptado los enfoques y donde buscamos ser un aporte en la educación.

La llegada

Estaba recién terminando el último exámen de mi tercer año en la U y al día siguiente iría a la oficina a empezar la práctica, tenía muchísimas ganas de tener esta experiencia profesional lo antes posible, pero también me costaba un poco creer que había quedado seleccionado habiendo hecho menos ramos de computación que los demás postulantes. Escuchaba al Nico Massú en mi cabeza: “Nada es imposible…”

El primer día de práctica fue emocionante, viniendo además de un año entero de estudiar en la casa y con pocas salidas, llegar a la oficina en CasaCo fué de por sí una de las mejores experiencias en mi 2020, el equipo me recibió súper bien y me hicieron sentir parte de Radar-Pulso desde el comienzo.

Mi primera tarea fue dejar listo el setup necesario para empezar a programar localmente en la app (lo que suele venir acompañado de preguntar mucho y arreglar errores) y así poder hacer una revisión profunda de la aplicación, pillar bugs o cualquier tipo de mejoras, a las que eventualmente terminaría dedicándome durante el primer mes.

En Radar no hay horarios determinados de llegada al trabajo, ni de salida. Para mi cabeza estructurada fue un poco difícil manejar eso los primeros días ya que llegaba temprano, pero me iba cuando los últimos se iban, entre el miedo de decir “Chao, me voy” antes que los demás y la entretención y curiosidad de poder sacarle el jugo a cada minuto, terminé estando más horas de las que debería en la oficina esa primera semana. Ahora lo agradezco porque no solo significó trabajo, hubo muy buenas conversaciones y tiempo para poder conocer a todo el equipo.

La Oficina

Radar es una Startup, y como buena startup la oficina está en un co-work. Si al leer estas palabras lo primero que piensas es en mesas de ping-pong, café y cervezas, estarías acertando a la realidad. Durante mi práctica CasaCo pasó de ser auspiciada por cervezas Sol a Austral, hubo un evento con ese cambio de auspicio y todos los viernes se llena el refrigerador de variedades para quien quiera.
Además, en Radar se compra café en grano de excelente calidad para el equipo, y lo prepara quien sea elegido por el Coffeebot de Telegram. No te preocupes si nunca has hecho café, la mayoría llegamos sin saber más que cómo preparar un nescafé, porque con el famoso taller impartido por Diego, quedarás siendo un gurú cafetero.

Los practicantes del verano 2021 llegamos en un momento del co-work en el que estaba vacío, lejano al ambiente enriquecido de una oficina compartida. Las empresas tuvieron que pasar por los tiempos de cuarentena y muchas se adaptaron al trabajo remoto y home office. A medida que iban pasando las semanas la gente empezaba a volver a trabajar a la oficina, así que para los últimos días sí pude vivir algo más cercano al ambiente clásico startupero.

Esa soledad inicial no evitó que después de los almuerzos nos tomáramos el comedor para hacer un mini torneo de ping pong (a menos que fuera viernes, porque es tradición salir a comer), que terminaba siendo un intento y unión de fuerzas para que alguien le ganara al Seba jaja.

Proyectos

Desde el 2021, hemos estado trabajando por separado en dos productos: Radar y Pulso Escolar. A mí me tocó trabajar en Radar, la plataforma inicial, para comenzar a desarrollar e implementar el Proyecto Secreto Lobo. Esto significaba expandir la arquitectura y el modelo de datos original (y firmar un acuerdo de confidencialidad).

Por el tiempo que los colegios han usado Radar, la cantidad de usuarios que tiene y la trayectoria que trae consigo la aplicación desde su nacimiento, la experiencia que tuve y los desafíos en los que trabajé fueron muy distintos a los proyectos que he hecho en la universidad.

Aprendí en esos 2 meses que el desarrollo debe ser más rápido y más cauteloso a la vez, que lo que programé en un sprint tendrá un impacto durante meses y años (quizás causando uno que otro bug), que hay que tener en cuenta los objetivos de la empresa antes de tomar decisiones y que preguntar harto es de las mejores herramientas que tenemos como practicantes.

Impacto

Ha sido algo nuevo y motivador poder asistir también a las capacitaciones de la plataforma para los directivos de colegios, ver las preguntas que les surgen de lo que estuve programando semanas antes, ver un pequeño grupo de quienes usan Radar-Pulso en su día a día y notar el agradecimiento por las nuevas funcionalidades es algo que hace muy reconfortante el trabajo hecho. Quizás un cambio de paradigma también en el impacto que se puede lograr desde la tecnología y la programación en áreas tan importantes para la sociedad como la educación.

¿Qué pasó después?

Terminando los dos meses de práctica fue impresionante mirar en retrospectiva todo lo que aprendí y lo rápido que pasó. En el proyecto que trabajé se logró avanzar mucho pero en esos 2 meses no lo pude ver en producción. El proceso termina con una conversación de feedback en la que Radar-Pulso te puede dar la posibilidad de seguir trabajando durante el semestre con el programa part-time de estudiantes.
En mi caso, me ofrecieron continuar y ya llevo 4 meses participando a medio tiempo mientras termino mi semestre en la universidad. Los desafíos cambiaron, el aprendizaje no ha parado, la experiencia ha sido más real en cuanto a desarrollo de software y ahora que los directivos están usando las funcionalidades hechas en el verano, el desarrollo se ha tenido que adaptar a las necesidades del momento y a los tickets que van llegando.

Definitivamente es interesante trabajar en un proyecto durante un período más largo que el semestre universitario. Hasta hoy mi experiencia aquí ha estado llena de aprendizajes y probablemente a ustedes, practicantes de 2022, su experiencia sea aún mejor, con más tiempo en la oficina y experiencias únicas que Radar-Pulso se esfuerza por entregar cada año, las cuales decidí no mencionar para mantener la sorpresa.

Conocimientos base:
Nuestro stack es en Rails y Vue principalmente, también usamos Google Cloud, Heroku y herramientas para el flujo de trabajo como Trello y Git. Si sientes que no conoces bien alguna de estas tecnologías y quieres llegar con preparación te dejo links a recursos súper útiles para empezar a aprender las tecnologías y herramientas que usamos:

Javascript, Vue y vuex
Ruby, Rails Básico, esta guía y todas las guías oficiales de RoR.
Gitflow + Git branching(tutorial interactivo)
Google Cloud: App engine, Cloud functions y Pub/Sub

Pulso Escolar es una plataforma y start-up que potencia la gestión de más de 200 colegios usando datos y encuestas. Desde este año nos dividimos en dos productos, Radar y Pulso. Si quieres unirte y aportar con tecnología a la educación y sientes que necesitas una buena experiencia real de desarrollo de software, en Radar-Pulso vas a tener esas dos cosas, además de conocer a un equipo bacán y súper inteligente. Si te gusta la idea, te recomiendo de todas maneras postular aquí para el verano que viene!


Mentalidad de crecimiento: ¿Cómo puedo trabajarla con mis estudiantes?

Carol Dweck es psicóloga de la Universidad de Stanford y realizó una investigación sobre cómo los sistemas de creencias, respecto a nuestras propias habilidades y capacidades, nutren nuestras conductas y pueden pronosticar nuestro éxito. Mindset: The New Psychology of Success es un trabajo que, como su autora lo describe, “se encuadra dentro de una corriente psicológica que defiende el poder de las creencias. Estas creencias pueden ser conscientes o inconscientes, pero influyen en lo que deseamos y determinan en gran parte si lo conseguimos o no”.

 

Antes que sigas leyendo nos gustaría contarte que en Pulso desarrollamos una encuesta gratuita que te ayudará a entender mejor a tu comunidad escolar. Es muy fácil de usar y tremendamente útil. Sobre todo si estás profundizando en temas como mentalidad de crecimiento. 

 

¿Qué significa tener una mentalidad de crecimiento y una mentalidad fija?

 

  • Una mentalidad de crecimiento centra su creencia en que nuestras cualidades básicas son algo que podemos cultivar mediante el esfuerzo, aunque todas las personas tengan distintos intereses, talentos, aptitudes y temperamento. Todos y todas pueden cambiar y crecer a través de la dedicación y la experiencia. Su característica más importante es la pasión por los retos, la búsqueda de la autosuperación, sobre todo cuando las cosas no están resultando bien, hace que las personas crezcan ante los obstáculos. 

 

  • La mentalidad fija basa su creencia en que la inteligencia, las cualidades y las capacidades de cada persona son inamovibles y que no se pueden modificar. Y ante la certeza de que el éxito es el resultado de esas capacidades inherentes, luchan por alcanzarlo y rehúyen del fracaso arrastrando la constante necesidad de aprobación del resto y de sí mismos para no sentirse débiles o poco inteligentes.

 

¿Cómo cultivar la mentalidad de crecimiento en tus estudiantes? Carol Dweck recomienda a los docentes, padres y madres elogiar con sabiduría el proceso en el cual niños y niñas se involucran; estimular su perseverancia, su esfuerzo, sus estrategias, su enfoque y su progreso, puesto que el refuerzo de estos elementos crean jóvenes  fuertes, resistentes y abiertos a aprender y esforzarse por cosas nuevas. Salir del terreno conocido para aprender algo nuevo y difícil puede ayudar a las neuronas del cerebro a crear más conexiones y volverse más inteligentes.

 

Como resultado, la mentalidad de crecimiento ayuda a los y las estudiantes a aprender a recibir las críticas sin frustrarse, acoger los retos, entender el esfuerzo como el camino hacia sus metas, a inspirarse en el éxito de los demás y, en suma, a alcanzar niveles más altos.

Te dejamos una charla de la psicóloga Carol Dweck donde explica cómo funcionan estos dos tipos de mentalidades.


Únete al webinar Ausentismo crónico digital: ¿Cómo detectarlo en tu colegio?

El primer webinar que hicimos sobre este tema se llenó rápidamente así que decidimos repetirlo. El ausentismo crónico digital es un concepto que nos permite entender mejor lo que está pasando en los colegios con sus clases sincrónicas y buscar estrategias para enfrentarlo de la mejor forma con la comunidad escolar. 

En su primera versión contamos con la participación de más de 70 miembros de equipos directivos y sostenedores ligados al mundo de la educación y esta vez será similar. La cita es para el jueves 8 de julio a las 12:00 del día.

Franco Dagnino es Director de Asesorías en Aptus, participó del primer webinar y quedó muy contento con lo que ahí vio: “Se validaron ciertas hipótesis, tales como que el aprendizaje 100% remoto es menos efectivo que el presencial. Además me pareció interesante que los ausentes digitales crónicos en su mayoría sean alumnos de menor rendimiento. Esto me parece gravísimo dado que son los que más necesitan aprender, pero se están quedando cada vez más atrás lo que aumenta la brecha respecto a sus compañeros”.

Antes de que te inscribas sería bueno que supieras qué aprenderás si te unes al webinar. Nuestro cofundador, Diego Vallejos te lo cuenta: “Analizaremos la brechas intra colegio que se generan con el aprendizaje remoto y aprenderemos qué es lo que caracteriza a los estudiantes que se conectan menos que sus compañeros de curso”. 

En definitiva una gran oportunidad para aprender y entender en base a datos qué está pasando en los colegios chilenos y más específicamente en tu colegio. No dejes pasar esta oportunidad. Es totalmente gratuito y para participar sólo debes apuntarte en este formulario.

¡Nos vemos!


Felipe Pino, Subdirector del Colegio Arturo Matte Larraín (SIP): “Pulso permite abordar gran parte de los desafíos que enfrentan los colegios”

Conversamos con Felipe Pino sobre la utilización de Pulso en el Colegio Arturo Matte Larraín de la red de colegios SIP. Su rápida implementación y los problemas detectados gracias a esta herramienta fueron algunos de los temas que tocamos en esta entrevista.

A través de nuestra plataforma hermana, Radar Escolar, trabajamos desde 2018 con la red de Colegios SIP. Por lo mismo, sus colegios fueron unos de los primeros en probar la potencialidad de Pulso. Felipe Pino es subdirector del Colegio Arturo Matte Larraín y cuenta cómo llegaron a implementar Pulso: “Hemos trabajado hace varios años con el equipo de Pulso. Nos asesoraron en el proyecto de implementación de la enseñanza media de nuestro colegio. Además, hemos usado los datos de la plataforma Radar para realizar gestión de resultados. A partir de ahí llegamos a esta nueva plataforma. Desde el año pasado aplicamos sus encuestas”, explica.

El paso de clases presenciales a educación a distancia ha significado un desafío enorme para colegios en todo Chile. Entre cuarentenas y educación a distancia, muchas de las decisiones han tenido que ser tomadas sin tener mucha información disponible: “Pulso nos ayudó a recolectar información sobre las distintas problemáticas contextuales que nos ha presentado el proceso de educación a distancia. Ha sido un proceso complejo, multidimensional, y sin datos concretos es difícil encauzar los esfuerzos hacia áreas de alto impacto para la mejora”.

¿Cómo fue la implementación de Pulso en el colegio?
La implementación de Pulso fue exitosa: Las tasas de respuesta de la encuesta fueron muy altas; los medios a través de los cuales se hace llegar la encuesta a los distintos actores es adecuado; no se registraron errores de acceso y contestar fue muy cómodo tanto para estudiantes como apoderados.

¿Qué resultados les arrojaron las encuestas?
Pulso nos mostró dificultades específicas que estaban teniendo algunos niveles en sus entornos de aprendizaje virtual, mostrando que los esfuerzos del colegio no estaban rindiendo los frutos que se esperaban. Además, pudimos detectar casos específicos de cursos con una cantidad importante de estudiantes con alertas socioemocionales.

¿Cómo interpretaron los datos que les entregó?
Los datos fueron socializados con el equipo directivo, el equipo de formación y los docentes. Mediante una revisión conjunta pudimos revisar las múltiples dimensiones que aborda la encuesta. Luego, en conjunto, se definieron acciones articuladas en un plan que aborda las áreas académicas y formativas.

¿Qué medidas tomaron luego de tener los resultados?
Se reorientó el plan de trabajo del establecimiento y se adecuaron acciones del Plan de Mejoramiento Educativo con foco en dar apoyo a los estudiantes con alertas detectadas con las encuestas. Además diseñamos acciones focalizadas en cursos con debilidades específicas.

¿Cómo proyectan el uso de Pulso en los próximos meses?
Los resultados de la encuesta nos permitirán realizar monitoreo focalizado en las áreas críticas. Estos datos se constituyen en la hoja de ruta para lo que resta del 2021.

Luego de haber utilizado Pulso ¿qué fue lo que más les gustó de la plataforma?
Tiene varias cualidades que nos gustaron mucho. Son encuestas de aplicación sencilla. Se adapta a la realidad comunicacional del colegio, lo que favorece una alta tasa de respuesta. También genera reportes frecuentes e individualizados de la tasa de respuesta que favorecen el seguimiento. Los reportes de resultados son claros, agrupan la información en dimensiones y subdimensiones que permiten focalizar los planes de acción y finalmente su enfoque multidimensional que permite abordar gran parte de los desafíos que enfrentan los colegios, tanto en lo académico como en convivencia escolar


Ausentismo crónico digital: ¿De qué estamos hablando?

No es tan complejo, en realidad. Sólo es una buena conceptualización para entender lo que ha estado pasando en los colegios durante la pandemia. Alumnos y alumnas que han asistido a la mitad o menos de las clases online respecto a lo que hacen sus compañeros de curso que van a más clases. A estos alumnos los denominamos ausentes crónicos digitales.

Partamos de una base: Participar en clases digitales como profesor o alumno no es nada fácil y requiere un esfuerzo importante. Por eso en Radar Escolar y Pulso Escolar quisimos saber qué estaba pasando dentro de los colegios con la asistencia a clases sincrónicas y más específico aún: Qué está pasando en los cursos de esos colegios.

Lo que nos encontramos fue una brecha. Una brecha que crece con el paso del tiempo y que se da dentro de cada curso. Si estás leyendo este artículo tal vez ya lo sepas, pero es bueno recordarte que durante la pandemia el ausentismo creció muchísimo en relación a los tiempos pre pandemia. Es posible que en este momento te estés preguntando si eso no tendrá que ver con las posibilidades socioeconómicas de los alumnos. Y claro que es un factor. Pero buceando en los datos encontramos que en alumnos sin esas dificultades, la brecha persiste por otras razones.

Lo grave, es que aquellos alumnos que se conectan menos a esta altura del año acumulan un mes menos de clases que aquellos que se conectan más. Una cifra altísima y muy preocupante, más aún tomando en cuenta que uno de los segmentos donde esto se da con mayor intensidad es el tramo de pre kinder a tercero básico, una etapa clave para el desarrollo lector del ser humano.

Y entonces ¿cómo puedo identificar a alumnas y alumnos con ausentismo crónico digital?

Una clave es el rendimiento académico previo. Si vemos las notas de 2020 y las cruzamos con el nivel de ausentismo de 2021 veremos que los estudiantes con notas más bajas en 2020 son los que asisten menos a clases y si vamos más atrás, al año 2019 para ver las notas, otra vez vemos que son los mismos alumnos y alumnas que más dificultades tienen, los que 2 años después y con estas anómalas condiciones, están asistiendo mucho menos a clases.

Si todavía tienes dudas nuestro cofundador, Diego Vallejos, nos explica de forma muy simple el corazón de este paseo por los datos de Google Classroom.

En Radar Escolar y Pulso trabajamos con datos y gracias a esos datos es posible levantar alertas y poner atención sobre aquellos cursos y estudiantes que tienen más problemas de ausentismo crónico digital. Puedes empezar probando nuestra plataforma con la encuesta pulso esencial que es totalmente gratuita y muy amigable. 

A propósito de este tema nos hicieron una nota en El Mercurio. Acá te la dejamos por si la quieres leer.